Este espacio fue concebido mientras pasaba largas horas escribiendo con pasión, pensamientos que fluían como ríos de tinta,; fruto de sentimientos y nostalgia.
Su único propósito fue siempre el de expresar a través de líneas escritas con el corazón, sentimientos que amenazaban con desbordarse.
Al paso del tiempo, el arrebato que inspiró esto, dejó de ser protagonista principal, pero jamás dejó de ser mi razón de escribir.
Con los años, mi mente me sigue llevando hacía él.
Y es por ello que mis letras siempre llevarán en el fondo de su orígen, una huella que representa mi amor hacía esa primigenia inspiración.
Más la vida sigue, otros apegos están por manifestarse, y se abren paso otros lugares donde depositar el corazón, donde plantar las ilusiones, donde ver crecer la esperanza.
Del ayer, del ahora, y tal vez del mañana continuaré hablando...
Este es mi espacio: eternamente en construcción, sin un plan maestro y estás mis crónicas...




sábado, octubre 04, 2014

Opio HDS (Análisis detrás de una canción)

CRÓNICAS DE UNA MENTE DAÑADABRUJA


Muchos fanáticos de HDS siempre nos hemos preguntado por el significado de muchas de sus letras
El significado real jamás lo conoceremos, pues a Bunbury muchas veces se le pregunto el significado de sus letras. Y nunca le ha gustado dar explicaciones sobre ello, ni sobre la letra, ni en que se inspiro para escribir. Una vez dijo: "Estas letras no son personales ni nada de eso, es para la interpretación personal y subjetiva"

Este análisis es tan sólo una de las muchas interpretaciones que puedan tener estas letras hechas poesía, obras de arte para muchos fans.  Fue publicado en un foro español por uno de sus miembros. Para muchos es el mejor análisis, que se ha hecho, algo que nos ayuda a comprender y entender la forma, el fondo,  la poesía enigmática, subjetiva, mística, retórica, oscura, el punto que va más allá, la razón de ser, de expresión, la armonía, y genialidad que esconden las letras de Héroes del silencio.

Opio
Nos abrimos paso entre la niebla, aquella morada cubierta de humo gris claro, denso, fundida en humanidad decadente y sombría, en pensamientos estancados en el tiempo, espacio de meditación y sueño. Como las palabras, en ocasiones especiales, inspiran, seducen y maravillan. Y así inspirados por el aroma de la pipa nos inspiran sin la experiencia de aspirar humo y planta. Nos reencontramos de nuevo con uno de los pilares de Héroes, para unos base de sus composiciones, para otros su pesar perpetuo, su orgullo, su sinrazón, su espíritu o su maldita senda. Es el efecto narcótico un pinchazo en la vena de la creatividad o un desborde de los conceptos abstractos que a duras penas se pueden describir con palabras, es poder tocar las sensaciones, es vivir con los sentidos y como las ideas nos invitan a atraparlas con las manos, a sentir su tacto, su esencia, su cuerpo incorpóreo… pero no respondemos apropiadamente a un alma superior y trascendente, los pensamientos se ríen de nuestra incredulidad y cerramos los ojos, cansados ya de tanta densidad filosófica y existencialismo. ¿Letra escrita bajo los efectos de la adormidera? Quizás, muy probable, viendo el genial, incierto resultado. Pensamientos desajustados y abiertos pero con fuerza poética y metafísica.

Es el opio la flor de la pereza
hasta que llego a ser sólo existencia.
El humo de leche muge lento
extendiendo el sabor del universo.

A más puro estilo descriptivo de la experiencia, se narran los efectos de la droga, como se adormecen los músculos y se estimula la mente, acercándonos a un estado de semi-inconsciencia, como el fluir de pensamientos, las corrientes de pensamientos que permanecían a la espera en la presa del subconsciente parten y disfrutan de la libertad que les otorgamos vendiendo el cuerpo para disfrute de las posibilidades que nos puede dar la mente. Por miedo o por desconocimiento no encontramos puerta más rápida, para el grandioso tributo a los sentidos y la percepción se diluye primero, se deshace después y crece hasta la asfixia. El opio concretamente como droga narcótica, nos facilita el descanso, eliminando el dolor en cada molécula corporal, el cuerpo tendido, tumbado sobre la manta, excesivamente inmóvil, pero lleno de paz. El “Ser” y el “Yo” son conceptos claros y llenos de esencia, todo lo demás no importa, no hay vida más allá de esta habitación, no hay opiniones, una única y verdadera percepción de las cosas, sin preocupaciones ni razón. Se sobre-estimulan los sentidos y alcanzamos un nuevo nivel. Las metáforas describen mejor la realidad que las descripciones, la poesía nos cuenta todo lo que olvidamos o nunca nos permitimos escuchar. El humo de leche muge lento, la esencia del opio nos permite alimentarnos de nuestro alma, concentrar todo nuestro ser en un detalle, detener el tiempo y que transcurra a nuestro ritmo de paz, calmado y sin presión. Es esta concentración de realidad la que nos confiere la falsa percepción y aceptación de comprensión absoluta de los secretos y entrañas del universo.

El que nada hace nada teme
y de terrenal sabrás lo celeste
un oscuro derecho a la delicia
será un sueño o será mentira.

Nos concentramos ahora en la ausencia de temor, en la falta de miedo a la existencia, es ahora cuando nos damos cuenta que la naturaleza y el conjunto de seres, la experiencia del mundo, la que nos transfiere una oportunidad de acercarnos a lo celeste, al universo, a la irrealidad y las verdades, el conocimiento de lo sabio y la abstracción de las formas. Un momento también en el que la conciencia toma forma en esta alteración de la realidad y nos da el beneficio de la duda, puede que este salto de percepción también sea una mentira, una realidad a medias, una falsedad sin sentido alguno. Es el efecto que da el exceso de seguridad, aunque parezca absurdo, parte de inseguridad. Es el poder jugar con los sentidos un derecho, pero un peligro real al fin al cabo. Es la paranoia nueva semilla de lo que eliminamos con el opio, la duda y el miedo.

Las cosas más triviales se vuelven fundamentales

Muchas veces en la vida encontramos momentos, objetos, incluso personas que en un principio no les damos el menor valor pero con el tiempo se convierten en primordiales para nosotros, podamos nombrar cientos y recordar miles. Extraído de un poema de Mario Benedetti, es una muestra más de cómo los pensamientos profundos vienen a la cabeza en un estado de somnolencia, bajo los efectos de los narcóticos. Una frase con fuerza personal, cotidiana y universal, grande, auténtica.

Eliminando los moldes del azar.
Como se agita el viento sin alimento
escucha mi canto abierto de par en par.

Nada es producto de la casualidad, la elección y las circunstancias son la única verdad. Y seguimos bajo la interpretación del opio como droga, realidad y sueño. Estos versos son nuevas referencias a la concreción del nuevo mundo, como las ideas absurdas superan al humor, la valoración de lo intrascendente, palpar la realidad con un nuevo sistema de medición, las formas son nuevas y como un niño, miramos asombrados al mundo que se presenta a nuestros ojos, la obertura del glorioso concierto de los sentidos, la euforia. Nuestras ideas no se basan en nada, en ninguna ideología arraigada y ramificada, en ninguna verdad absoluta o relativa, se concentran en la visión presente del momento, del ahora.

Replegado en la madriguera
como un animal acosado
bajo el efecto de la adormidera
y el peso de mis pestañas.

Un punto de inflexión, una vez experimentado el verdadero éxtasis, los efectos creativos y perceptivos comienzan a huir de nuestro cuerpo, dejándolo cansado y ausente de vida. Ahora solo sentimos la realidad de siempre, pero pierde el valor en una habitación oscura, con el agotamiento de no hacer nada y la extenuación de la mente. Cada uno que saque sus conclusiones, a mi modo de ver se trata del más sincero arrepentimiento. Pero también puede ser considerado como un precio adecuado a pagar por la experiencia vivida gracias al opio. Es simple y llanamente el estado final de torpeza física y mental.

Esquirlas de aire
arcano indescifrable.
En el jardín de mis delicias
pertenezco a la brisa.
Inhalo la niebla
que flota en el Ganges
es aceite de incienso
nos servirá de consuelo.

Un último apunte a la apreciación de la realidad, unos versos en lo que lo oriental y lo místico son protagonistas. La inspiración maná de la pipa y como nunca antes además de percibir, narramos, contamos, podemos describir mejor que nunca la absoluta paz en la que nos encontramos, la sensación de flotar en el aire, la de solo recordar lo bello, de reencontrarnos con el alma. Y así como el incienso es el aroma de Dios, el opio será el aroma del placer, consuelo del pueblo, como dijo Marx, “la religión es el opio del pueblo”, el adormecimiento de la moral y del ser.
Encontramos una referencia además en está estrofa a la pintura El Jardín de las Delicias del BoscoUna obra de alto contenido simbólico. Está parte del triptico hace alusión a los deleites carnales, a las delicias terrenales y bajo el efecto de la adormidera es más que seguro que terminaremos sumergidos en toda clase de placeres y pecados.


montse_rocco@hotmail.com





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...